miércoles, 26 de abril de 2017

18 Tips para Despedirte con Clase del Trabajo

Hay muchos motivos por los que abandonar el empleo, desde tener una oferta de empleo excelente, de esas que no se pueden rechazar, hasta sufrir a un jefe grosero y déspota, pasando por retrasos en los pagos de la nómina.


Aunque sea cual sea el motivo, es recomendable despedirse con elegancia, puesto que es una manera más de demostrar nuestra categoría profesional y personal. Todos nos esforzamos mucho para causar una buena impresión cuando accedemos a un empleo, pero no ponemos el mismo empeño a la hora de dejarlo, y ambos hitos son importantes en nuestra carrera profesional.


Para que te despidas con clase del trabajo, a continuación encontrarás 18 tips que pueden serte útiles.


18 tips para despedirte con clase del trabajo
 
 
1.- Medita cuidadosamente la decisión. Despedirte del trabajo es una decisión importante, así que no debes tomarla en caliente. Valora los pros y los contras antes dejar tu puesto de trabajo.


2.- Consulta con un abogado. Según el tipo de trabajo que realices y de las circunstancias concretas, te puede interesar consultar con un abogado. Ni te imaginas lo útil que puede llegar a ser para ti pagar una consulta sobre asuntos laborales.


3.- Vete de la empresa de la mejor forma posible. Aunque tu situación en la empresa sea pésima, ten presente que la vida da muchas vueltas, más aún en el aspecto profesional. Puedes precisar referencias, encontrarte con jefes o compañeros en otras empresas al cabo del tiempo, incluso puedes verte en la necesidad de volver a la compañía. 


4.- Ten el cuenta el momento. Despedirte justo cuando tu departamento está inmerso en un gran proyecto o en épocas de acumulación de trabajo, puede no ser la mejor opción. Los responsables de la empresa pueden percibir tu marcha en un mal momento como una venganza y, lo que es peor, cargarás con trabajo extra a tus compañeros.


Calendario
 
 
5.- Negocia. Si sabes que quieren despedirte, pero no lo hacen por motivos económicos, quizás te interese mover ficha a ti e intentar negociar tu marcha voluntaria. Así te evitarás situaciones desagradables como el mobbing y probablemente obtengas una mejor compensación económica que si acaban encontrando un motivo para un despido procedente. 


6.- Recopila información. Aunque tu obligación es ser leal a la empresa en todo momento y respetar la confidencialidad a la que te obliga el contrato y la honestidad profesional, no implica que no puedas guardar información no sensible que pueda serte útil más adelante. Puede que a partir de que comuniques tu intención de abandonar la empresa no puedas acceder a tus dispositivos o te corten el acceso a muchos de sus archivos. Esto significa que quizás no puedas recuperar nunca los manuales de los cursos de formación que hayas realizado, tus notas o incluso archivos personales.


7.- Avisa con antelación. Por una parte, la legislación laboral te obliga a respetar un preaviso (lo puedes consultar en el contrato o en tu convenio); en caso de no hacerlo, la empresa puede penalizarte económicamente. Por la otra, avisar con una cierta antelación es un gesto responsable y profesional. Si tu puesto es estratégico, deberías avisar con algo más de tiempo que el legalmente establecido.


8.- Pero no avises con demasiada antelación. Anunciar tu despido con demasiado tiempo puede funcionar en tu contra. Tú te irás sintiendo poco a poco cada vez más desmotivado y rendirás cada vez menos, así que la última impresión que dejarás entre jefes y compañeros es de holgazanería y desidia. Tus superiores pueden pensar que esa antelación excesiva es la excusa para robar información o actuar en contra de la empresa estando aún dentro.


9.- Comunica tu despido de la forma adecuada. Informa a tu jefe directo primero y luego al resto de cadena de mando. Debes hacerlo cara a cara y también por escrito. Es importante que haya una carta de despido voluntario en la que se informe de la decisión, de la fecha en la que se entrega y de la fecha en la que se desea causar baja. Pide que te den un acuse de recibo de la misma.


10.- Huye de la rumoritis. Cuando decidas irte, no lo comentes con tus compañeros en los pasillos, así evitarás que tus jefes se enteren por los cotilleos antes de que se lo comuniques tú. Esto siempre es contraproducente.


11.- Prepara tu speech de despido. Ten claro lo que quieres transmitir a tu jefe y cómo quieres hacerlo, porque es tan importante como tu speech de presentación. Habla claramente de las razones por las que deseas irte, eso sí, siempre con respeto y con cierto tacto.


Prepara tu speech de salida de la empresa
Prepara con cuidado tu speech de salida de la empresa
 
 
12.- Piensa en la contraoferta. En muchos casos, cuando comentes que quieres irte, te harán una contraoferta económica. Por eso debes meditar antes si te interesa aceptar esa posible oferta o no. Si te vas del trabajo porque hay un mal ambiente laboral, por ejemplo, éste no cambiará porque te paguen algo más. Si no interesa esa oferta, te recomiendo que no menciones el sueldo entre los motivos del despido y te centres en el resto de razones.


13.- Finaliza las tareas pendientes. O al menos todas las que puedas. Si dejas trabajo pendiente sin hacer acabará siendo un problema para tus compañeros, que tendran que añadirlo a sus tareas. Y, por otra parte, los clientes que dependiesen de ti en esos proyectos se verán perjudicados y te responsabilizarán a ti de los retrasos y fallos.


14.- Traspasa el puesto con profesionalidad. Forma e informa a tu sustituto adecuadamente, sin hurtarle la información que pueda necesitar, simplemente para fastidiar. Hay quien hace este traspaso con cuentagotas para que el sustituto no lo tenga fácil y la empresa se vea perjudicada, lo que es injusto. Aunque hay excepciones: todo lo que dependa de tu formación y experiencia profesional previa o de tu esfuerzo personal es sólo tuyo; eso no traspasa.


15.- Mantén una actitud impecable hasta el último día. Sigue trabajando con la misma intensidad y la misma profesionalidad hasta el final, porque esa será la última impresión que dejes entre clientes, proveedores, jefes y compañeros.


16.- Despídete de tus compañeros. De todos. Con algunos habrás tenido una buena relación y con otros menos buena, pero es importante ser cortés y decirles adiós a todos y darles las gracias. Nunca sabes cuándo y en qué circunstancias te les pueden encontrar más adelante. Y si puedes mantener el contacto con los más cercanos, mucho mejor.  


Despídete de todos
 
 
17.- Sé justo en las críticas. Si vas a criticar a la empresa cuando te vayas, procura que las críticas sean siempre justas y en privado. Evita hacer comentarios desagradables en grupos grandes de personas y en redes sociales, porque pueden volverse contra ti.


18.- Y, por supuesto, exige tu finiquito. Aunque no tengas derecho a indemnización y a paro al ser baja voluntaria, la empresa debe pagarte los salarios pendientes.


Ahora me despido hasta el próximo post, así, con clase... ;)





Post relacionados:



La primera vez que apareció el post 18 Tips para Despedirte con Clase del Trabajo fue en el blog de Todos Somos Clientes.


Licencia de Creative Commons
18 tips para despedirte con clase del trabajo by 1 de N Tecnologías de la Información - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estamos encantados de que nos dejes tus aportaciones, porque tu opinión es importante para nosotros. Sólo te pedimos que, por favor, no publiques links ni contenidos publicitarios de ningún tipo, porque estos no serán publicados. Si deseas anunciarte, contacta con nosotros previamente. Gracias.

¿Ya nos sigues por correo electrónico?